Una formación con Helmar es como un soplo de aire fresco, un golpe en la espalda para que salgamos de nuestro ensimismamiento, un ¡vamos! de Rafa Nadal que nos empuje hacia adelante y finalmente un aprender … desaprendiendo nuestros errores. Gracias Helmar, ha sido una suerte que mi empresa haya contado contigo

Leave a Reply